Skip to content

Síndrome de Meigs

Síndrome de Meigs
Síndrome de Meigs
5 (100%) 2 votes

El síndrome de Meigs se caracteriza por la confluencia de tres patologías: hidrotórax, ascitis y tumor benigno del ovario. El hidrotórax es el nombre que se le da al edema pleural, es decir, la acumulación de líquido en el espacio entre la pleura (membrana que cubre el interior del tórax y los pulmones). La ascitis sería el edema entre las dos capas que recubren el interior de la cavidad abdominal.El tumor sería fibroso, duro y sólido, de tipo fibroide, tecoma, tumores de células granulares o tumor de Brenner. La patología se resuelve con la extirpación del tumor.

Si los mismos signos están asociados con tumores malignos o tumores pélvicos, llamaremos a esta patología Síndrome de Pseudo-Meigs.

La asociación de un tumor ovárico, ascitis e hidrotórax puede llevar a la interpretación de la neoplasia ovárica con metástasis peritoneal y pleural. Por esta razón, es importante conocer este síndrome.

El síndrome de Meigs consiste en la asociación de un tumor ovárico benigno “tipo fibroide” con ascitis e hidrotórax, que se resuelven después de la extirpación del tumor. A veces ocurre con la elevación del CA 125, que también se normaliza después de la operación. Las mismas características, pero junto con otros tipos de tumores, benignos o malignos, constituyen el falso síndrome de Meigs. Este síndrome se conoce desde hace muchos años, pero su fisiopatología no parece estar del todo clara. En el presente artículo hemos intentado hacer una compilación extensa de lo que se ha publicado sobre el tema, aprovechando la comunicación de 2 casos clínicos, un verdadero y falso síndrome de Meigs asociado respectivamente con fibroma de células ováricas y carcinoma mucinoso de ovario y endometrio.

Síndrome de Meigs causas

La razón de la aparición del derrame pleural y su desaparición con la extirpación del tumor aún no se conoce. Parece que el líquido ascítico encuentra su camino hacia la pleura por permeación a través de los vasos linfáticos subdiafragmáticos. Esto fue demostrado por las inyecciones de tinta china intraperitoneal, porque hay una dirección entre el abdomen y el tórax a través de los vasos linfáticos.

Tampoco se conoce la causa de la aparición de líquido en la cavidad abdominal (ascitis). Una posibilidad es que la masa sólida del ovario estimule la producción de líquido peritoneal irritando el peritoneo. También se ha postulado que se debe a la salida de líquido del fibroma (tumor benigno del ovario), ya que a menudo son edematosos.

Síndrome de Meigs sintomas

  • Aumento del tamaño del abdomen debido a la presencia del tumor ovárico.
  • Fatiga.
  • Tos improductiva debido a edema pleural.
  • Irregularidad menstrual.
  • Dificultad para respirar.
  • Amenorrea en mujeres premenopáusicas.
  • Edema.

En el examen físico se detecta:

  • Taquipnea y taquicardia.
  • Pulmones: disminución de los ruidos respiratorios, dolor en la percusión, disminución de las vibraciones vocales.
  • Abdomen: presencia de una masa y ascitis.
  • Pelvis: Masa pélvica palpable.

Síndrome de Meigs diagnostico

El diagnóstico se presumirá a partir del examen físico y los síntomas, cuando las tres características del Síndrome de Meigs confluyan.

Para comprobar la presencia de líquido pleural y ascitis, así como la naturaleza del tumor ovárico, se utilizan estudios por imágenes como resonancia magnética, ultrasonido o tomografía computarizada.

Además, se debe hacer un diagnóstico diferencial para descartar otras enfermedades como éstas:

  • Síndrome nefrótico.
  • Cáncer de colon.
  • Cirrosis hepática.
  • Tuberculosis.
  • Cáncer de ovario.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Cáncer de pulmón, de células grandes o pequeñas.

Síndrome de Meigs tratamiento

Una paracentesis se realiza para eliminar el líquido que se ha acumulado en la cavidad abdominal. Esto se hace por medio de una punción. Lo mismo se aplica al líquido pleural a través de la toracocentesis.

Se extrae el fibroma y se toma una muestra de la masa ovárica para realizar una biopsia. La operación se realiza mediante laparotomía exploratoria (exploración quirúrgica del abdomen) y anestesia general con estadificación quirúrgica.

El pronóstico es muy bueno porque es un tumor benigno, y la ascitis y el hidrotórax se resuelven satisfactoriamente en pocas semanas, sin recidivas.

Síndrome de Meigs historia

Una publicación de Otto Von Spiegelberg en 1866 y otra en 1879 de Cullingworth son aceptadas como la primera descripción. En 1934 describe el primer caso americano y en 1937 Meigs y Cass reúnen 7 casos. El síndrome de Meig es una afección en la que ciertos tumores benignos del ovario se asocian con ascitis e hidrotórax, asemejándose a un tumor maligno con metástasis. El tumor ovárico reportado por Meig fue un fibroadenoma o una tecota. Este síndrome es poco común; para 1967, sólo se habían reportado 129 casos en la literatura. La etiología del líquido ascítico es polémica. Meig sugirió que el tumor ovárico sólido podría irritar la superficie peritoneal, condicionando la producción de ascitis. Otro mecanismo posible era la obstrucción de los linfáticos peritoneales por el tumor o el aumento de la permeabilidad de la neovasculatura con producción de proteínas. Sin embargo, la neovascularización, la obstrucción linfática y los depósitos tumorales metastásicos no se encuentran en el síndrome de Meig. Giannacopoulos reportó que posiblemente el fibroma genera acumulación de líquido en la cavidad peritoneal en pacientes con Síndrome de Meig debido a la filtración de líquido intersticial peritoneal a través de la cápsula y la difusión al espacio pleural a través de los vasos linfáticos del diafragma y el foramen de Bochdalek. La conexión entre el tumor pélvico y la ascitis se confirma por la rápida resolución del líquido pleural y abdominal al extirpar el tumor.

Imagenes de Síndrome de Meigs

Síndrome de Meigs

Síndrome de Meigs

Videos de Síndrome de Meigs