Skip to content

Síndrome de Korsakoff

sindrome de korsakoff
Síndrome de Korsakoff
5 (100%) 2 votes

El funcionamiento de la memoria en el ser humano es uno de los aspectos más complejos y difíciles de estudiar en el campo de la psicología y las ciencias cognitivas.

Sin embargo, hay una serie de trastornos que sirven para ayudar a comprender mejor los fundamentos de la memoria. El síndrome de Wernicke-Korsakoff es uno de ellos.

¿Qué es el síndrome de Wernicke-Korsakoff?

En resumen, el síndrome de Wernicke-Korsakoff es un trastorno cerebral debido a la falta de vitamina B1 (también llamada tiamina). Este síndrome también puede entenderse como la unión de dos trastornos mentales diferentes: Encefalopatía de Wernicke y síndrome de Korsakoff.

Vamos a conocer en qué consiste cada una de estas patologías, así como sus principales síntomas y algunas posibles formas de tratamiento.

Encefalopatía de Wernicke

Esta es una enfermedad neurológica causada por la falta de tiamina. Sus síntomas tienen que ver con la falta de coordinación a la hora de realizar los movimientos necesarios para caminar (ataxia), los problemas a la hora de mover los ojos y la aparición de un estado de confusión constante.

Síndrome de Korsakoff

En el Síndrome de Korsakoff, o Psicosis de Korsakoff, sus síntomas están más desarrollados con problemas de memoria, hasta el punto de que este síndrome se suele incluir en los tipos de amnesia.

Por lo tanto, el síndrome de Wernicke-Korsakoff es un cuadro de síntomas que abarca los problemas que aparecen tanto en la encelopatía de Wernicke como en los asociados con la psicosis de Korsakoff. Mientras que los síntomas de los primeros se manifiestan en un pico sintomático agudo, los del Síndrome de Korsakoff son crónicos.

El espectro de síntomas relacionados con el síndrome de Korsakoff suele aparecer a medida que desaparecen los síntomas de la encefalopatía de Wernicke.

Síntomas del síndrome de Wernicke-Korsakoff

El diagnóstico del síndrome de Wernicke-Korsakoff sólo puede ser realizado por especialistas con formación médica. Sin embargo, es bueno reconocer los principales síntomas por los que se guían estos expertos a la hora de detectar el síndrome, para saber si una persona debe visitar al médico o no.

Los principales síntomas relacionados con la encefalopatía de Wernicke son estos:

  • La aparición de temblores en las piernas y dificultades para coordinar los movimientos necesarios para caminar.
  • La aparición de movimientos oculares extraños que hacen que no se vea bien: nistagmo, visión doble, etc.
  • Aparece un estado de confusión o apatía que no puede ser explicado de otra manera que por un daño neurológico.
  • Los síntomas del Síndrome de Korsakoff tienen más que ver con la memoria, y son estos:
  • Amnesia anterógrada, es decir, incapacidad para formar nuevos recuerdos desde el momento en que aparece el síndrome. Casi todo lo que se experimenta se olvida poco después de haber sido vivido.
  • Amnesia retrógrada, es decir, incapacidad o dificultades graves para recordar algunos episodios importantes del pasado.
  • Fabulación, es decir, la invención de la historia para “llenar” esos vacíos que no se recuerdan, normalmente inconscientemente.

Las causas de este síndrome

La falta de vitamina B1 relacionada con el síndrome de Wernicke-Korsakoff suele asociarse con el consumo abusivo de bebidas alcohólicas, pero también puede deberse a la incapacidad para absorber los nutrientes ingeridos.

Mientras que la encefalopatía de Wernicke causa daño al tálamo y al hipotálamo (las dos grandes estructuras de un área del cerebro llamada diencéfalo), el síndrome de Korsakoff es causado por el daño a áreas más distribuidas relacionadas con la memoria tanto en la memorización de información como en la recuperación de recuerdos.

Tratamiento del síndrome de Wernicke-Korsakoff

En la actualidad, el síndrome de Wernicke-Korsakoff no tiene cura, por lo que el tratamiento de este síndrome tiene como objetivo hacer que el cuadro sintomático no empeore y que sus efectos puedan ser controlados en la medida de lo posible para que la calidad de vida de la persona empeore lo menos posible.

Los tratamientos, que siempre deben ser dirigidos por un especialista, generalmente abordan el síndrome a través de la prevención de la ingesta continua de alcohol, la mejora de los hábitos alimentarios de la persona, la atención psicológica individual o grupos de apoyo y la inyección de vitamina B1.

Los síntomas que pueden remitir más fácilmente son los relacionados con la coordinación motora y el movimiento ocular, pero los relacionados con las capacidades cognitivas no suelen mejorar y, si no se tratan adecuadamente, pueden empeorar hasta el coma y la muerte.

Diagnóstico del síndrome de Korsakoff

Antes de establecer un diagnóstico claro del síndrome de Korsakoff, y así determinar el tratamiento a aplicar, hay que tener en cuenta que no todos los consumidores crónicos de alcohol padecerán este síndrome, ya que su aparición también dependerá de otros factores, como la genética o la dieta, por lo que el alcoholismo es un factor que facilita su aparición, pero no la determina.

Asimismo, el síndrome de Korsakoff debe distinguirse de otras patologías que pueden dar síntomas similares como:

  • Siendo un síndrome que ocurre principalmente en los ancianos, los primeros síntomas, como la pérdida de la memoria anterógrada (no puede aprender) pueden ser disfrazados o confundidos con las dificultades que las personas mayores tienen para aprender.
  • Los procesos neurológicos degenerativos como la demencia, y dentro de esta enfermedad de Alzheimer, pueden mostrar signos y síntomas similares a los de Korsakoff, especialmente en términos de pérdida de memoria.
  • La agitación motora, también conocida como neuropatía periférica, puede deberse a otras patologías que afectan el buen funcionamiento de los nervios, como la artritis o la enfermedad renal crónica e incluso la diabetes.
  • La somnolencia excesiva puede explicarse por muchos otros trastornos, como insuficiencia hepática o tiroidea, meningitis o encefalitis letárgica, lo cual no es un síntoma prominente para el diagnóstico.
  • Los episodios psicóticos y alucinaciones pueden provenir de situaciones de estrés, otras patologías e incluso ser causados por intoxicaciones, ya sea por drogas u otras sustancias ingeridas.
  • A la hora de establecer el diagnóstico del síndrome de Korsakoff es necesario saber que, en menor porcentaje, la deficiencia crónica de vitamina B1 puede provenir de otras causas, como dietas rigurosas, trastornos alimentarios e incluso alimentación intravenosa en pacientes hospitalizados, siempre y cuando se trate de afecciones mantenidas en el tiempo, lo que facilitará la aparición de daños cerebrales y por tanto del síndrome de Korsakoff.

Consejos para prevenir el síndrome de Korsakoff

El síndrome de Korsakoff se asocia a un consumo excesivo y crónico de alcohol, por lo que la mejor manera de prevenirlo es precisamente moderando este consumo e intentando periodos de abstinencia voluntaria, para que el cuerpo pueda recuperarse de sus efectos. Además, es necesario realizar los siguientes consejos:

  • Mantenga una dieta equilibrada, en la que el alcohol no reemplace a los alimentos, asegurando así una cantidad normal de vitamina B1 en el cuerpo.
  • Acudir al especialista cuando se detecten problemas de memoria, para que se pueda descartar que se deba a alguna patología asociada a la edad, o que se trate de un problema neurológico, y en caso afirmativo, explorar de qué tipo es.
  • Reducir el consumo de alcohol a medida que la persona envejece, ya que su cuerpo no responde como cuando era joven.
  • Consulte a un profesional médico cuando tenga cualquiera de los síntomas asociados con el síndrome de Korsakoff, como temblores en las manos o los pies o en la coordinación motora, para confirmar el diagnóstico en caso de que pueda deberse a este síndrome u otra patología.
  • Mantener una red adecuada de amigos, ya que en muchos casos son ellos los que “hacen sonar la alarma” cuando alguien en el grupo comienza a mostrar deterioro en sus relaciones.
  • Evite situaciones o momentos en los que se consumen grandes cantidades de alcohol, como en el caso de las celebraciones.
  • Ir a desintoxicación cuando el problema del alcohol comienza a interferir con la vida profesional, la pareja o la familia, o tiene secuelas en el estado de salud.

Imagenes de sindrome de korsakoff

sindrome de korsakoff

sindrome de korsakoff

Videos de sindrome de korsakoff